En colombia es necesario que las granja avícolas y plantas de incubación cuenten con el GAB Certificado de Bioseguridad Aviar para poder operar dentro de los estándares de la industria.

El ICA informa que sin esta certificación, los avicultores no podrán acceder a la expedición de las Guías Sanitarias de Movilización Interna, GSMI, porque es el principal requisito para la expedición de las mismas.

Andrés Osejo Varona, director técnico de Sanidad Animal del ICA, informa que toda granja que no cuente con la certificación GAB, no podrá generar las GSMI de salida de sus granjas para la movilización de las aves en el territorio nacional, por esto se recomienda tramitar el certificado para evitar sanciones.

Santander está en regla

Santander es el departamento con mayor explotación avícola del país, cuenta con las más grandes y tecnificadas granjas, por lo mismo es el departamento donde se hace una mayor gestión de control del cumplimiento de las las normas ambientales, según la directora ejecutiva de FENAVI el departamento cuenta con 540 granjas certificadas, solo restan 219, en porcentaje corresponde al 71% las que ya cuentan con el GAB, la invitación es para todas las granjas e incubadoras, a que obtengan su certificación lo más pronto posible y en conjunto aporten a mantener los altos estándares de control en bioseguridad para la industria avícola de todo el país.

(Vanguardia.com)

En todo el territorio nacional Santander es el departamento que sobresale en la producción avícola porque es el productor del 25% de la producción de todo el país de la carne de pollo y huevo, desde hace alrededor 10 años el sector avícola del país va en ascenso, en este 2019 se proyecta en esa misma línea ascendente.

A partir de los análisis de la Federación Nacional de Avicultores, la industria finalizará el año con un aumento del 3,6% aunque se debe tener en cuenta que el 2018 fue un año fuera de serie para el sector, donde se presentó un pico del 4,8% Según Fenavi, el 2019 sigue en la constante de crecimiento si se hace la relación sin contar el año anterior, la diferencia sólo será de 1.2 puntos porcentuales.

El año pasado el huevo finalizó con un incremento del 5.6%, y la proyección había sido de 7.1%; y en el caso del pollo se llegó a 4.2% en relación a una  proyección del 1.7% según Gonzalo Moreno Gómez, presidente ejecutivo de Fenavi, el gran reto de este año es lograr un equilibrio con los insumos y commodities para la industria que son el alimento requerido en la avicultura como el maíz amarillo, el frijol y la soya, también se debe resaltar que si el TMR continúa arriba de $3.100 encarecerá la materia prima y restará alcance productivo al sector.

La gran productividad avícola del año pasado se debió gracias a Ley de Financiamiento al mantener los productos del sector exentos de iva, porque según analistas al ser el pollo la proteína animal más económica y la gran competitividad del sector son las mejores herramientas para sobresalir en el mercado con esta economía tan inflacionaria.

En el 2018 en promedio cada colombiano consumió 279 huevos y 33,4 kilos de pollo y la industria avícola produjo 2.500.000 toneladas de alimentos, es decir, 108.500 más que en 2017.