El rol que juegan los padres en la formación de buenos hábitos de alimentación y estilo de vida de sus hijos es muy importante para que ellos puedan gozar de una vida saludable. Aquí les damos algunos consejos que pueden seguir cuando implementen reglas y hábitos de alimentación en sus hijos.

  1. Es importante que los niños tengan tiempo suficiente para comer sin prisa o ansiedad, no sólo para que se logre una buena masticación y con ello una digestión adecuada, sino también para que las comidas sean un momento placentero, de comunicación y convivencia con la familia.
  2. Acostumbrarlos a que realicen 5 comidas al día, es decir, tres comidas mayores (desayuno, comida, cena) y dos refrigerios, uno a media mañana y otro a media tarde. Establece horarios de comidas. Evita que se salten sobre todo los comidas principales.
  3. Recuerda que los padres son responsables de la calidad de los alimentos, y? son los encargados que los alimentos que tengan en casa sea de un alto valor nutritivo para sus hijos.
  4. Se debe evitar la mala costumbre de comer mientras se ve la televisión, están en la computadora o jugando videojuegos; ya que se pierde la noción de cuánto y qué se está comiendo.
  5. En relación con el consumo de golosinas, refrescos, pastelitos, dulces, se recomienda restringir su consumo, pero sin llegar a prohibirlos pues de cualquier forma estos estarán a su alcance. Tampoco deben ser utilizados como premios, pues adquieren mayor importancia de la que tienen y el niño lo apetecerá aún más. Se pueden incluir ocasionalmente como parte de refrigerios.
  6. La dieta debe de ser completa, es decir que incluya los 3 grupos de alimentos en cada comida principal (frutas y/o verduras, cereales, proteína). No tienes que servir una poción grande en su plato, la idea es que siempre tengan color y variedad en cada platillo para que así puedan cubrir sus requerimientos de vitaminas y nutrimentos.
  7. Evita que consuman refrescos, éstos sólo les aportan calorías vacías (azúcar), que carecen de nutrimentos. Mejor sustitúyelos por agua natural o de frutas con muy poca azúcar.
  8. Haz que las actividades físicas, deportivas o recreativas sean parte de su rutina diaria: natación, karate, bici, esto además de ayudarles a su crecimiento les ayudará a ser disciplinados.
  • Es importante que los niños tengan tiempo suficiente para comer sin prisa o ansiedad, no sólo para que se logre una buena masticación y con ello una digestión adecuada, sino también para que las comidas sean un momento placentero, de comunicación y convivencia con la familia.
  • Acostumbrarlos a que realicen 5 comidas al día, es decir, tres comidas mayores (desayuno, comida, cena) y dos refrigerios, uno a media mañana y otro a media tarde. Establece horarios de comidas. Evita que se salten sobre todo los comidas principales.
  • Recuerda que los padres son responsables de la calidad de los alimentos, y son los encargados que los alimentos que tengan en casa sea de un alto valor nutritivo para sus hijos.
  • Se debe de evitar la mala costumbre de comer mientras se ve la televisión, están en la computadora o jugando videojuegos; ya que se pierde la noción de cuánto y qué se está comiendo.
  • En relación con el consumo de golosinas, refrescos, pastelitos, dulces, se recomienda restringir su consumo, pero sin llegar a prohibirlos pues de cualquier forma estos estarán a su alcance. Tampoco deben ser utilizarlos como premios, pues adquieren mayor importancia de la que tienen y el niño lo apetecerá aún más. Se pueden incluir ocasionalmente como parte de refrigerios.
  • La dieta debe de ser completa, es decir que incluya los 3 grupos de alimentos en cada comida principal (frutas y/o verduras, cereales, proteína). No tienes que servir una poción grande en su plato, la idea es que siempre tengan color y variedad en cada platillo para que así puedan cubrir sus requerimientos de vitaminas y nutrimentos.
  • Evita que consuman refrescos, éstos sólo les aportan calorías vacías (azúcar), que carecen de nutrimentos. Mejor sustitúyelos por agua natural o de frutas con muy poca azúcar.
  • Haz que las actividades físicas, deportivas o recreativas sean parte de su rutina diaria: natación, karate, bici, esto además de ayudarles a su crecimiento les ayudará a ser disciplinados.